lunes, 27 de febrero de 2017

Urbano Powell

Mercado electoral  
Urbano Powell

 

El hombre es interceptado en un pasillo del Mercado Central por una señorita encuestadora que dice ser del estudio de Manuel Mora y Frambuesa. 
¿Cómo está haciendo las compras la presidente Mandarina?
-Muy Bien. -Bien. -Regular casi bien. -Regular casi mal.
-Mal, o Muy mal.
(Precisa las respuestas posibles sin dar tiempo a pensar una respuesta diferente)
-Mal. -responde el hombre con cara de fastidio.
Contesta el resto de la encuesta de mala gana pensando en los carteles que ha leído en su recorrido por los diferentes puestos. Quisiera tener la mente en blanco. Olvidar la capacidad de leer y razonar por un tiempo, al menos hasta el momento en que concluya la presión de la campaña sobre los cerebros ciudadanos a los que se trata como tierra fértil para sembrar cualquier temeraria frase. 
“Sabemos lo que falta. Sabemos cómo hacerlo” dice desde el cartel la presidente Mandarina con sus largas pestañas. El hombre piensa en el escándalo con los índices del I.N.D.E.C. (Instituto Nativo de Ensalada Casera) y se encomienda a todos los santos protectores de la gente común.
Los candidatos se esmeran por aparecer en todas partes, por hacer tropezar a la gente con sus caras en los programas más vistos de televisión. Se sientan en la mesa de Mirta Legrand. La elogian con frases absurdas como “que buena escarola que sirve en su mesa”. Prometen estupideces como pagar recompensas a los que denuncien a los vendedores de Amapolas, floripondio y/o Cannabis sativa en los barrios.
Vuelve a ver carteles y más carteles, piensa por un instante si el boicot a la papa y el tomate no debería extenderse al resto del mercado político - vegetal.
Ahora se escucha una voz grabada que llega desde una avioneta que sobrevuela una y otra vez el mercado:
Coliflor Presidente.
Lechuga Gobernador.
Banana Senador.
Kiwi Intendente.
Poroto Concejal.
Lista 132. 
Ponelo a Pomelo en el congreso” 
La provincia está protegida por Zapallito”
Estamos en una orgía de populismo y demagogia” dice el Doctor Rabanito Cebolla De Verdeo, con su cara inequívoca de “nabo” hablando desde el sillón blanco de la verdulería de Susana Giménez.
Y él, sólo puede esperar que todo esto, como en los malos sueños, pase pronto...