jueves, 10 de marzo de 2011

GRACIELA WENCELBLAT



Andante
a paso vivo
dejando atrás
las severas
los gruñidos
poniendo el cuerpo
que quiere marchitarse
¡que bien estás!
le dicen
a paso vivo
le cuentan las letras
que necesita
para pagar la estadía.
La bolsa de tela roja
colgada al hombro
se va vaciando.
Camina sacándole fulgor
a las baldosas
esperanza a los adoquines
a paso vivo
en el spa se deja hacer
mimos
pero no alcanzan las letras

para todos
los que necesita

1 comentario:

Antonio dijo...

Un texto excelente. Felicitaciones a la autora y agradecimiento a quien generosamente publica.